domingo, enero 17, 2010

De The Catcher in the Rye, de JD Salinger


«No te quedará otro remedio. Te guste o no, lo cierto es que eres estudiante. Amas el conocimiento…

»[en los libros] entre otras cosas, verás que no eres la primera persona a quien la conducta humana ha confundido, asustado y hasta asqueado. Te animará y te alegrará saber que no estás solo en ese sentido. Son muchos los hombres que han sufrido moral y espiritualmente del mismo modo que tú. Felizmente, algunos de ellos han dejado constancia de su sufrimiento. Y de ellos aprenderás si lo deseas. Del mismo modo que alguien aprenderá de ti si sabes dejar una huella. Se trata de un hermoso intercambio que no tiene nada que ver con la educación. Es historia. Es poesía…

»no quiero decir que sólo los hombres cultivados puedan hacer una contribución significativa a la historia de la humanidad. No es así. Lo que sí afirmo es que si esos hombres cultos tienen además un genio creador, lo que desgraciadamente se da en muy pocos casos, dejan una huella mucho más profunda que quienes simplemente tienen un talento innato. Tienden a expresarse con mayor claridad y a llevar su línea de pensamiento hasta las últimas consecuencias. Y lo que es más importante, el noventa por ciento de las veces tienen mayor humildad que el hombre no cultivado…

»La educación académica te proporcionará algo más. Si la sigues con constancia, al cabo de un tiempo comenzará a darte una idea de la medida de tu inteligencia. De qué puede abarcar y qué no puede abarcar. Poco a poco comenzarás a discernir qué tipo de pensamiento halla cabida más cómodamente en tu mente. Y con ello ahorrarás tiempo, porque ya no tratarás de adoptar ideas que no te van, o que no se avienen a tu inteligencia. Sabrás exactamente cuáles son tus medidas intelectuales y vestirás tu mente de acuerdo con ellas…»

1 comentario:

  1. Un texto muy clarificador sobre el conocimiento y la utilidad de adquirirlo. Es cierto que aquellas personas que además de cultivarse tuvieron ingenio dejaron una gran huella en la historia del hombre.
    Muy interesante.
    Nos vemos.

    ResponderEliminar