lunes, octubre 15, 2018

Armas virtuales - Zigmunt Bauman

Cuanto más potencialmente letales sean las armas, más difícil debería ser obtener licencia para poseerlas y llevarlas consigo (aunque no debería haber permiso para un cheque en blanco, liberal o moderadamente garantizado, en cuanto a su uso). No obstante, internet (junto al desaparecido salvaje Oeste y la jungla mítica) es una absoluta exención a esa regla tan ampliamente asumida como indispensable para una vida civilizada. La falsedad, la invectiva, la calumnia, la insidia, la maledicencia, el chisme y la difamación se cuentan entre las armas más letales: letales para las personas, pero también para el tejido social. Su posesión y uso, en especial su uso indiscriminado, es un crimen en la vida offline (comúnmente llamada «vida real», aunque no está muy claro cuál de ellas, la vida online o la vida offline, ganaría una competición por el título de realidad), pero no se ha reconocido y proclamado como crimen en el mundo online. Y sólo podemos adivinar cuál de los mundos, online y offline, asimilará al otro y ajustará sus reglas a los estándares del otro; cuál se rendirá finalmente a la presión y cuál presionará más duramente para la rendición. Por ahora, el mundo online tiene una considerable ventaja sobre su competidor: en el mundo online, a diferencia del offline, todos pueden ser un 007, pues en el mundo online, todos pueden alardear de licencia para matar. Mejor aún, todos pueden matar sin el frívolo esfuerzo de pedir una licencia. Es imposible negar el poder seductor de semejante ventaja. Y recordemos que todo tipo de seducción preselecciona a sus seducidos…

domingo, octubre 14, 2018

La vida sencilla - Octavio Paz



Llamar al pan el pan y que aparezca
sobre el mantel el pan de cada día;
darle al sudor lo suyo y darle al sueño
y al breve paraíso y al infierno
y al cuerpo y al minuto lo que piden;
reír como el mar ríe, el viento ríe,
sin que la risa suene a vidrios rotos;
beber y en la embriaguez asir la vida,
bailar el baile sin perder el paso,
tocar la mano de un desconocido
en un día de piedra y agonía
y que esa mano tenga la firmeza
que no tuvo la mano del amigo;
probar la soledad sin que el vinagre
haga torcer mi boca, ni repita
mis muecas el espejo, ni el silencio
se erice con los dientes que rechinan:
estas cuatro paredes —papel, yeso,
alfombra rala y foco amarillento—
no son aún el prometido infierno;
que no me duela más aquel deseo,
helado por el miedo, llaga fría,
quemadura de labios no besados:
el agua clara nunca se detiene
y hay frutas que se caen de maduras;
saber partir el pan y repartirlo,
el pan de una verdad común a todos,
verdad de pan que a todos nos sustenta,
por cuya levadura soy un hombre,
un semejante entre mis semejantes;
pelear por la vida de los vivos,
dar la vida a los vivos, a la vida,
y enterrar a los muertos y olvidarlos
como la tierra los olvida: en frutos…
Y que a la hora de mi muerte logre
morir como los hombres y me alcance
el perdón y la vida perdurable
del polvo, de los frutos, y del polvo.

ENVÍO

Tal sobre el muro rotas uñas graban
un nombre, una esperanza, una blasfemia,
sobre el papel, sobre la arena, escribo
estas palabras mal encadenadas.
Entre sus secas sílabas acaso
un día te detengas: pisa el polvo,
esparce la ceniza, sé ligera
como la luz ligera y sin memoria
que brilla en cada hoja, en cada piedra,
dora la tumba y dora la colina
y nada la detiene ni apresura.

viernes, octubre 12, 2018

Aquismón, Pueblo Mágico

Aquismón, San Luis Potosí, obtuvo este jueves el nombramiento de Pueblo Mágico, para formar parte de los 121 lugares que reconoce este programa de la Secretaría de Turismo de México por proteger su riqueza cultural.

Es allí, en plena Huasteca, donde se encuentra el centro ceremonial Bixom T'iiw, sede de los Voladores de Tamaletom (Tancanhuitz). Allí donde quedan cascadas, grutas. Verdores de selva. La Huasteca tiene de todo, y Aquismón es mágico, con o sin reconocimiento.

Antes, San Luis Potosí contaba con dos lugares reconocidos como Pueblo Mágico: Xilitla y Real de Catorce.

Además de a Aquismón, se dio el nombramiento de Pueblo Mágico a Comonfort, Guanajuato; Melchor Muzquiz, Coahuila; Zimapán, Hidalgo; Bustamante, Nuevo León; Compostela, Nayarit; Tlaquepaque, Jalisco; Nombre de Dios, Durango; Amealco de Bonfil, Querétaro y Guadalupe, Zacatecas. 

Apoyemos a que este Pueblo pleno de pasado tenga un futuro. Sustentabilidad y respeto son claves.

Recomendable sobre el tema es el libro Nuevas coordenadas del territorio huasteco desde la historia, la arqueología, el arte y los rituales (Colsan, 2016), coordinado por Agustin Ávila Méndez y José Luis Plata Vázquez.

miércoles, octubre 10, 2018

Una soga y cuatro historias




4. Deus ex machina.
Al final de la obra, una grua introdujo un dios al escenario, pero la soga no estaba atada a su cintura sino a su cuello. La mitad del público aplaudió.