domingo, enero 17, 2010

De The Catcher in the Rye, de JD Salinger



No te quedará otro remedio. Te guste o no, lo cierto es que eres estudiante. Amas el conocimiento…

[en los libros] entre otras cosas, verás que no eres la primera persona a quien la conducta humana ha confundido, asustado y hasta asqueado. Te animará y te alegrará saber que no estás solo en ese sentido. Son muchos los hombres que han sufrido moral y espiritualmente del mismo modo que tú. Felizmente, algunos de ellos han dejado constancia de su sufrimiento. Y de ellos aprenderás si lo deseas. Del mismo modo que alguien aprenderá de ti si sabes dejar una huella. Se trata de un hermoso intercambio que no tiene nada que ver con la educación. Es historia. Es poesía…

…no quiero decir que sólo los hombres cultivados puedan hacer una contribución significativa a la historia de la humanidad. No es así. Lo que sí afirmo es que si esos hombres cultos tienen además un genio creador, lo que desgraciadamente se da en muy pocos casos, dejan una huella mucho más profunda que quienes simplemente tienen un talento innato. Tienden a expresarse con mayor claridad y a llevar su línea de pensamiento hasta las últimas consecuencias. Y lo que es más importante, el noventa por ciento de las veces tienen mayor humildad que el hombre no cultivado…

… La educación académica te proporcionará algo más. Si la sigues con constancia, al cabo de un tiempo comenzará a darte una idea de la medida de tu inteligencia. De qué puede abarcar y qué no puede abarcar. Poco a poco comenzarás a discernir qué tipo de pensamiento halla cabida más cómodamente en tu mente. Y con ello ahorrarás tiempo, porque ya no tratarás de adoptar ideas que no te van, o que no se avienen a tu inteligencia. Sabrás exactamente cuáles son tus medidas intelectuales y vestirás tu mente de acuerdo con ellas…

1 comentario:

  1. Un texto muy clarificador sobre el conocimiento y la utilidad de adquirirlo. Es cierto que aquellas personas que además de cultivarse tuvieron ingenio dejaron una gran huella en la historia del hombre.
    Muy interesante.
    Nos vemos.

    ResponderEliminar

temas recurrentes:

1984 Alicia aniversario luctuoso antropología Arte poética año nuevo Ballet Provincial caperucito y otros cuentos ciencia cine cine mexicano Cioran comparación entre cuento y novela criptoamnesia crítica dancística crítica literaria crónica Cuentos Potosinos danza decálogo depresión deseo desierto despedidas divulgación científica dolor educación El guardián entre el centeno emos encuentro Enrique serna ensayo enseñanza artística enseñanza de la literatura eros escribir escritores escritura Eusebio Ruvalcaba experimentar visual festivales FIDC-LL filosofía Fragmentos de un discurso amoroso frases Gabriel Zaid Gil de Biedma Gonzalo Rojas géneros literarios historia historia editorial de SLP Horas de Junio humor idioma imaginación independencia indígena inseguridad inspiración intelectuales intertextualidad Italo Calvino Jaime Joyce Jaime Lopez Jaime Sabines Javier Sicilia Jesús C. Pérez Joaquín Antonio Peñalosa Joaquín Sabina Jorge Ferretis José Emilio Pacheco Juan Carlos Onetti Juan Rulfo Julio Cortázar Kawabata La Odisea lectura lenguaje Lewis Carroll leyendas leyendas potosinas libros Lila López literatura literatura colombiana literatura femenina literatura oral literatura potosina literatura regional locura Luis García Montero luna Manuel Calvillo Manuel José Othón Margo Glantz microhistorias Milan Kundera minicuentos mirada mititos mitología griega mitos muerte música narciso narcocorridos natalicio Nietzsche Nobel noche nomadismo novela obituario obituario desde el Potosí Octavio Paz onomástico ortografía otoño palabra personajes femeninos Pessoa Philip Roth plagio poesía política potosinos ilustres premios literarios presentación de libro promoción cultural Ramón López Velarde revistas Revolución Mexicana Roland Barthes San Luis Potosí semiología Servicios Editoriales Debajo del Agua sicología Sor Juana Inés de la Cruz Soren Kierkegaard sueño suplementos culturales talleres literarios testamentos Tomás Calvillo Tomás Segovia tribus urbanas Uaslp Umberto Eco Universidad Vladimir Nabokov