miércoles, mayo 25, 2016

Ballena en caída libre

Una toalla es el objeto de mayor utilidad que puede poseer un autoestopista interestelar. En parte, tiene un gran valor práctico: uno puede envolverse en ella para calentarse mientras viaja por las lunas frías de jaglan Beta; se puede tumbar uno en ella en las refulgentes playas de arena marmórea de Santraginus V, mientras aspira los vapores del mar embriagador; se puede uno tapar con ella mientras duerme bajo las estrellas que arrojan un brillo tan purpúreo sobre el desierto de Kakrafun; se puede usar como vela en una balsa diminuta para navegar por el profundo y lento río Moth; mojada, se puede emplear en la lucha cuerpo a cuerpo; envuelta alrededor de la cabeza, sirve para protegerse de las emanaciones nocivas o para evitar la mirada de la Voraz Bestia Bugblatter de Traal (animal sorprendentemente estúpido, supone que si uno no puede verlo, él tampoco lo ve a uno; es tonto como un cepillo, pero voraz, muy voraz); se puede agitar la toalla en situaciones de peligro como señal de emergencia, y, por supuesto, se puede secar uno con ella si es que aún está lo suficientemente limpia,
              Y lo que es más importante: una toalla tiene un enorme valor psicológico. Por alguna razón, si un estraj (estraj: no autoestopista) descubre que un autoestopista lleva su toalla consigo, automáticamente supondrá que también está en posesión de cepillo de dientes, toallita para lavarse la cara, jabón, lata de galletas, frasca, brújula, mapa, rollo de cordel, rociador contra los mosquitos, ropa de lluvia, traje espacial, etc. Además, el estraj prestará con mucho gusto al autoestopista cualquiera de dichos artículos o una docena más que el autoestopista haya «perdido» por accidente. Lo que el estraj pensará, es que cualquier hombre que haga autoestop a todo lo largo y ancho de la galaxia, pasando calamidades, divirtiéndose en los barrios bajos, luchando contra adversidades tremendas, saliendo sano y salvo de todo ello, y sabiendo todavía dónde está su toalla, es sin duda un hombre a tener en cuenta.
Douglas Adams, Guía del autoestopista intergaláctico

En el Día de la Toalla veamos a la ballena:



Acerca de la lectura como obligación: Fernando Iwasaki

Foto: Jordan Matter
Fragmentos de «Fernando Iwasaki: "A nuestros alumnos universitarios les tomaría el B2 de español el primer día de clases", en Jot Down Magazine

«En la época presente va a ser muy difícil que los jóvenes renuncien a lo audiovisual. Por el contrario, quienes deseamos que los jóvenes lean, tenemos que adaptarnos a la realidad audiovisual. Esperaremos a que se haga una buena película de Moby Dick para recomendar la lectura de Moby Dick. ¿Cuántos adolescentes se enteraron de la existencia de la guerra de Troya gracias a Brad Pitt? Más bien, espero que pronto llegue a las aulas la primera generación de profesores que vio Bola de Dragón y que fantaseó con las primeras películas basadas en cómics, para que le hablen a los chavales de todo lo que vieron. Como soy un friki contumaz, me he chutado todas esas series y disfruto manejando aquel universo de referencias.

»Pero debo añadir que si no le perdemos el miedo a lo "obligatorio" jamás conseguiremos que los jóvenes se vuelvan lectores, porque quienes somos de letras estamos a priori contra todo lo que sea obligatorio. Sin embargo, mis profesores de matemáticas me obligaron a sumar exponentes, simplificar radicales, despejar ecuaciones de tercer grado y calcular senos sobre cosenos. ¡Jamás senos sobre senos! Todavía recuerdo que menos B más menos raíz de B cuadrado menos cuatro AC sobre dos A, debe ser igual a cero. ¿Por qué carajo me acuerdo de esa huevada a mis cincuenta y cuatro años? Porque fui obligado a memorizar esa fórmula, tal como no tuve más remedio que aprender a sacar máximos comunes divisores, mínimos común múltiples y otras obscenidades. Los profesores de ciencias jamás dudan ni tienen los pruritos morales que nos acogotan a los de letras. Si el profesor de química te decía que tenías que aprenderte la tabla periódica con sus pesos atómicos, te los aprendías. Si el profesor de física te decía que debías saber que el tiempo de la caída libre de un cuerpo era igual a la velocidad final menos la velocidad inicial sobre la aceleración, te lo sabías. Yo me tuve que envainar todas esas fórmulas porque los profesores de matemáticas no dudan y por eso los profesores de letras hemos perdido la batalla del fomento de la lectura.

»Si el problema es el verbo "obligar", entonces habrá que usar "exigir", "impeler" o "instar" para que los alumnos lean, porque tienen que leer. El problema es qué deberían leer. Si tienen doce años, tendrán problemas para comprender el Lazarillo de Tormes o Rinconete y Cortadillo, pues para ellos sería más fácil leer Harry Potter, El Señor de los Anillos o los cómics de Iron Man. Si los maestros les explicaran la relación que existe entre la armadura de Aquiles y la armadura de Iron Man o entre la espada Excálibur y las espadas láser de La guerra de las galaxias, los alumnos lo agradecerían.

»Los alumnos universitarios se quejan de que les mandamos leer textos muy difíciles, mas no porque estén leyendo epistemología o estructuralismo. No, para ellos algo es "muy difícil" cuando tropiezan con un adjetivo que no entienden. Y como es más fácil buscar un adjetivo en el ordenador, ya nadie tiene diccionarios en casa. Antes había al menos un Pequeño Larousse, un Everest, un Sopena, pero ahora es que han desaparecido. Soy de los que piensan que todos deberíamos pagar un canon para que en la barra de cualquier navegador haya un enlace a la web de la RAE, de modo que sea más sencillo hallar la definición de cualquier voz en nuestra lengua.»

martes, mayo 24, 2016

De bibliotecas, libros y lectura: Armando Adame



Fragmento de la charla que tuvimos con el prof. Armando Adame, titular de la Biblioteca Central del Estado en San Luis Potosí y un gran lector y amigo, acerca de bibliotecas, ebooks, libros, lectura y hábitos lectores.

lunes, mayo 23, 2016

La desconexión del escritor ante el elogio - Robert Jackson Bennet

«[…] Cuando los lectores hablan de historias, no están discutiendo o alabando la cantidad de trabajo invertido en la escritura: están alabando su experiencia de la historia pero no el proceso de escritura...

«Una cosa que no debes hacer es tomar a pecho las etiquetas que recibes. Si alguien te dice que eres un extraordinario constructor de mundos y te lo crees, eso marcará la pauta de tu autopercepción de ahora en adelante. Cuando vayas a lo que sigue, pensarás: "¿Podría un extraordinario constructor de mundos hacer esto? ¿Podría un extraordinario constructor de mundos tener estos problemas?" Y eso no es lo que necesitas estar pensando. Serás como el niño al que se le dijo que era inteligente, sentado frente a un difícil problema de matemáticas, preguntándose por qué no puede resolverlo.

»Tu propia identidad tiene que ser flexible y modular para lo que deseas escribir y lo que quieres hacer. Todo lo que los lectores o revisores dicen de ti es totalmente independiente de lo que eres y el trabajo que estás haciendo. No puedes poner la totalidad de tu autoestima en su alabanza...

The Writer’s Disconnect from Praise

Lecturas engarzadas: realidad y creación

«Si ha habido autores reproductores serviles de la realidad existente, malentendieron su cometido creador y si ha habido otros que aspiraron a crear a partir de la nada, han fracasado, porque, diciéndolo con palabras del creacionista Vicente Huidobro, "el poeta es (sólo) un pequeño dios".» 

* * * * * 
«Nosotros representamos la vida como es, punto y final… Y no conseguirá que vayamos más allá, ni siquiera con una fusta. No tenemos objetivos inmediatos ni lejanos, y en nuestra alma reina el vacío absoluto. Carecemos de convicciones políticas, no creemos en la revolución, no tenemos Dios, no tememos a los fantasmas; en cuanto a mí, ni siquiera temo la muerte o la ceguera. […] Grigoróvich y usted piensan que soy inteligente. Sí, soy inteligente, al menos hasta el punto de no ocultarme mi enfermedad, de no mentirme a mí mismo ni esconder mi vacío bajo harapos ajenos, como por ejemplo los ideales de los años sesenta, etc. Yo no me arrojaré, como Garshin, por el hueco de la escalera, pero tampoco me consolaré con esperanzas en un futuro mejor.» 

* * * * * 
«A Nosotros (y este nosotros es virtual; es un nosotros que sólo involucra el yo; a mí que ahora escribo), los nacidos en los setenta, nos tocó vivir como escritores el inicio del siglo XXI. Y ante nosotros tenemos una serie de preocupaciones (literarias y sociales) que son a la vez alientos:

1). La impostergable desaparición (una desaparición parcial, claro está) del libro como lo conocemos ahora. 2). El nacimiento en medio de una edad oscura donde la literatura mexicana no es otra cosa que una aparente repetición de intentos fallidos y donde no existe, ni siquiera, una nueva La región más transparente (en el entendido de que ésta es una primera novela y que su autor tenía 30 años y que apareció en 1958) que, acaso, alguien cerca del 2050 podrá repetir. 3). Además de la inquietante conciencia de ser antecedidos por una generación postboom, la de los sesenta que acuñó para explicar su presencia términos —o estrategias editoriales cuyos aportes estéticos son nulos— como McOndo, Crack, y Generación Fría que luego devino en Generación de los Enterradores. 4). También, como enigma (¿inútil? o ¿necesario?), la encrucijada de cien aristas que representa la noción de que actualmente (los ríos temáticos que corren en sentido inverso al gran mar que significó el Tema de la Revolución se están secando) no hay Tema Mexicano. 5). Y de la mano del anterior punto, la incertidumbre de la utilidad de encontrar o buscar el Tema Mexicano, a riesgo de que se confunda con un nuevo nacionalismo. 

Las novelas que en México aparecieron y aparecerán del año 2000 al 2010 (la década inicial) son un amasijo multitemático que aparentemente no tiene cohesión. En este lapso, los escritores de Primera Novela, de Segunda y Tercera dan pasos atrabancados, unos, y cuidadosos, otros, sin que ninguno, lógicamente, haya conseguido Obra. Podríamos aventurar que existen unos 80 (¿quizá 100?, hay que ponerse al día revisando los índices de las antologías) escritores nacidos en los setenta publicando en editoriales comerciales, ganando premios nacionales y apareciendo en revistas y suplementos que circulan en todo el país. Ése, según la nueva moda, es el relevo, los que quitarán a los nacidos en los sesenta (el engañoso peor enemigo de esta generación incipiente) de en medio.» 

temas recurrentes:

1984 Alicia Ana Clavel aniversario luctuoso año nuevo Arreola Arte poética artes plásticas Ballet Provincial caperucito y otros cuentos ciencia cine Cioran Colsan comparación entre cuento y novela criptoamnesia crítica dancística crítica literaria crónica danza decálogo deseo desierto despedidas día del libro divulgación científica Don Quijote educación ensayo enseñanza artística enseñanza de la literatura eros escribir escritores escritura festivales FIDC-LL filosofía Gabriel Zaid géneros literarios Georges Orwell Gonzalo Rojas historia historia editorial de SLP humor inseguridad inspiración intelectuales intertextualidad Italo Calvino Jaime Joyce Jaime Lopez Jaime Sabines Javier Sicilia Jesús C. Pérez Joaquín Antonio Peñalosa Joaquín Sabina Jorge Ferretis José Emilio Pacheco Juan Carlos Onetti Juan Rulfo Julio Cortázar Kawabata La Odisea lectura lenguaje Lewis Carroll leyendas leyendas potosinas libros Lila López literatura literatura colombiana literatura femenina literatura oral literatura potosina literatura regional locura Luis García Montero Manuel Calvillo Manuel José Othón microcuentos microficciones microhistorias Milan Kundera minicuentos mitología griega mitos muerte música natalicio nomadismo novela obituario obituario desde el Potosí Octavio Paz ortografía palabra Pessoa Philip Roth plagio poesía política potosinos ilustres premios literarios presentación de libro promoción cultural Ramón López Velarde revistas Roland Barthes San Luis Potosí Servicios Editoriales Debajo del Agua sicología Sor Juana Inés de la Cruz Soren Kierkegaard sueño suplementos culturales talleres literarios testamentos Tomás Calvillo Tomás Segovia tribus urbanas Uaslp Umberto Eco Universidad Vladimir Nabokov