viernes, marzo 10, 2017

Miedos

Era una noche oscura y tormentosa cuando ella vio una sombra y se enojó. No sabes aún como creyó que tú eras esa sombra, tan parecida a todas las demás. Otra vez te confundió con alguien que se veía borroso en una imagen. Según tú, nada qué ver. Te preguntaste si no serías un personaje de Nabokov.
Y ahora apareció otro doppelgänger. Ella ya no te contesta el teléfono. Mírate. No supiste qué onda, ahora quién murió, a quién asustaron. Sólo te acuerdas que saliste del trabajo y ya, que luego estabas encerrado en esta habitación, sin puertas, sin ventanas.
Quizá te atropellaron de regreso y desde entonces estás muerto. Quizá sea eso, por eso ella no te contesta.
Es tiempo de escribir sobre esos fantasmas. Escribe.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario