domingo, octubre 09, 2016

René Avilés Fabila (1940-2016), tres fragmentos

Falleció este domingo el autor de Tantadel, El gran solitario de Palacio y El amor intangible, entre otras, periodista y promotor, escritor, ex izquierdista (y crítico de dicha perspectiva, con conocimiento de causa) y fundador del (desgraciadamente fallido) Museo del Escritor. Temas recurrentes en sus artículos eran la crítica literaria, la música, la izquierda, 1968. Les compartimos algunos párrafos de René Avilés Fabila, a quien tuve el gusto de conocer en Chiapas, en 1993, ver un par de ocasiones más en la FIL Guadalajara y leer muchas veces.

Sobre el cuento, "Antes que al amor, amé a la fantasía" en Excelsior:
«Para mí, por ejemplo, David era filisteo, Judas un héroe, Caín tenía que ser castigado con severidad y diariamente asesinaría a Abel, Noé un descuidado a causa de la bebida… De tal modo fue naciendo mi propia imaginería. Al fin tuve oportunidad de reunir mis cuentos en un tomo: Fantasías en carrusel, en 1979. Adelante, el Fondo de Cultura Económica hizo una nueva edición, más voluminosa y finalmente Nueva Imagen editó mis Obras completas que incluyeron los cuentos amorosos por un lado (Todo el amor) y los fantásticos por el otro: Fantasías en carrusel. La editorial los organizó en cuatro tomos debido a su extensión y ordenó los temas y los autores que mayor fascinación han ejercido sobre mi trabajo literario.
«Nací cuentista, me formé escribiendo y leyendo cuentos. Soy un cuentista que se ha visto obligado a escribir novelas.

Sobre crítica literaria, "La ausente crítica literaria" en Excelsior:
«La crítica realizada por escritores pierde objetividad, a menudo es resultado de un encargo o compromiso amistoso, carece de méritos axiológicos propios de la crítica bien entendida que cumple su función creadora y permite comprender la magnitud de la literatura. ¿Quiénes otorgan un premio de novela, cuento o poesía? Pues novelistas, cuentistas y poetas. Se supone que deberían ser críticos para conceder un galardón. El INBA promueve multitud de concursos literarios al año. Los integrantes del jurado suelen ser creadores, no críticos, cuyo objetivo es eliminar a sus pares.
«Los premios en México se otorgan por simpatía y son negados por odio, no existe la mediación de un juicio crítico literario. Hemos llegado a la aberración de predecir el triunfo de un escritor sólo por la configuración del jurado. Un poeta aspiró al Premio Nacional de Ciencias y Artes. Le devolvieron la caja como la entregó: sellada. No leyeron la obra, discutieron su personalidad. Otro, con méritos sobrados, pidió una beca del FONCA, le fue negada, porque les parece antipático. ¿Qué puede hacerse?»

Sobre política, "El perdón de Peña Nieto" en La Crónica de Hoy:
«Hace años escribí una novela, El gran solitario de Palacio, su tema era la matanza de Tlatelolco y el mandatario parecía ser Díaz Ordaz cuando en realidad era la suma de casi todos los presidentes luego del general Cárdenas.
«Hoy no hay honestamente partidos esperanzadores, los hay, en todo caso, aquellos audaces que mienten sin pudor, tal es el caso de Morena y sus ilusos adeptos. Pero el suyo concentra rencores que no han disminuido en su gestión. Ignoro si haya tiempo, si sus extraños colaboradores, sus mejores amigos, piensan en ellos o en el país. ¿Qué hace Nuño al frente de la SEP cuando en su vida había visto una escuela pública, desamparadas desde hace años? Los informes que hablan de intenso progreso que no se notan en millones de hogares modestos, no pueden seguir existiendo. Los intelectuales están lejos del gobierno que los ha cobijado una y otra vez, haciéndolos perfectos enemigos del PRI a causa del poder que gozan. La mayoría hizo su inmenso prestigio dentro del Estado, hoy, ya exitosos, lo repudian con violencia. Debió acercarse a ellos, conversar con líderes sindicales honestos y no con los que han disfrutado de dinero mal habido.»
GuardarGuardar
GuardarGuardar

No hay comentarios.:

Publicar un comentario